martes, 8 de octubre de 2013

Carta a un amigo


Sería inútil mencionar tu nombre, la obviedad es bastante al mencionar la palabra amigo. Amigo es un adjetivo muy fuerte. El gran filosofo Aristoteles define la amistad como una virtud porque es lo más necesario para la vida "nadie querría vivir sin amigos, aun teniendo todas las demás cosas buenas”.

No recuerdo en este momento el primer día en que nos conocimos, nada. Pero si recuerdo con precisión que lo primero que resalte en tu persona fue tu franqueza, la misma que conservas hasta el día de hoy. Te acercaste a mi creyendo en aquellos días que yo podría orientarte por un camino nuevo que habías decidido tomar en tu vida, sin saber en aquel momento, que años mas tarde tu serias quien orientara a decenas de personas, de jóvenes, que eligen tomar ese mismo camino. No se si creíste todo lo que te dije en aquellos momentos pero se que por lo menos te sirvió de alguna simple o complicada manera para percibir las situaciones que ese momento te eran poco familiares.

Fueron valiosas aquellas breves charlas, creo. Pero de lo que estoy seguro es de que las valoraste. Pues tiempo mas tarde la vida me iba a colocar en tu camino. Creyendo yo que solo seríamos amigos

Pronto me invitaste y me incorporaste apenas y sin darme de cuenta en el que entonces era tu proyecto mas ambicioso, ya no eras aquel chico fácil de convencer. Eras tu quien ahora tenia ese "don" sobre las personas. Desarrollado totalmente, convertido en un líder natural, formaste un equipo de grandes personas y respaldado por excelentes lideres. Lo inevitable habría de suceder: ¡Ganamos!

La verdadera ganancia comenzó después, en base a la experiencia que generamos con el día a día, esforzándonos  trabajando, ideando, actuando todas esas maneras de mejorar la sociedad. Me enseñaste bastante en esos días  es verdad, cambiaste mis métodos, mi metodología  y hasta mi razones natas de como hacer las cosas. Ojala lo hubiera aprendido de ti mucho tiempo antes.

Tuve el momento más difícil en mi plena "madurez". Sin cuestionar bastante (desearía lo hubieras hecho en ese momento) me ayudaste, me regresaste al camino, al realmente indicado. No solo eso, no solo tu. Los amigos con los que me rodeaste, llenos de objetivos establecidos donde no hay manera de llegar a otro lado, todos vamos a donde mismo, insisto y lo digo con mucha certeza, todos vamos a donde mismo: Éxito.

Desde entonces no he podido hacerte lo que se me facilitaba hacer con bastantes, quedar mal...

Escribo esto por una simple razón, me haz dado la lección mas grande que me ha dado un amigo. Créeme, no miento. Y tengo amigos que han estado conmigo en todo momento, en mis mejores días, en los peores y los que ni siquiera quería vivir. Ninguno, a pesar de las grandes sensaciones y grandes motivaciones hacia mi persona habían logrado dejar la enseñanza que me haz sembrado.

Me mato verte en esa camilla. Ni siquiera recuerdo un solo día en que estuvieras sentado mas de dos horas. Hoy con tu cadera partida, no puedes mantenerte un segundo de pie. Lo digo tal cual, porque eres mi amigo, no existe afán de ofender.

Me miraste a los ojos y mencionaste la palabra mas fuerte y con mas valor que pueda existir en un ser humano: Humildad.
"Ahora que estoy aquí y necesito ayuda hasta para limpiarme la cola. Me di cuenta que nadie es indispensable y de que todos lo somos. De nada sirve todo tu cuerpo si una parte vital de el no funciona, todo pierde función. Lo mismo sucede con nosotros, con un equipo, es importante estar unidos, hoy, siempre. Si alguno de nosotros cae estaremos ahí para repararlo, para mantenerlo unido. No tengo dudas de que somos un equipo fuerte, y estoy convencido de que hoy estamos aquí por mi, pero de que si fuera otro, estaríamos igual, aquí. Esto me da mucha certeza..."
Hablaste con el corazón, tal vez esas palabras necesitabas escucharlas más tu que yo. Lo importante fue que todos las escuchamos.

Desde ese día mi persona se ha llenado de tranquilidad, una paz inmensa. Hoy no tengo duda de que el camino que decimos tomar es el indicado. La amistad es el camino. El día de mañana podremos estar en los mismo proyectos, en similares o en contrarios, pero prevalecerá la amistad. La seguridad de mirarnos de frente sin bajar la mirada, y podremos decir de nuevo, lo hicimos, ganamos, y mejor aun... seguiremos siendo amigos.

Ahora solo pongo toda mi energía en poder ayudarte y así como yo, hay muchas pero de verdad muchas personas que te ven igual, ¿Algo muy bien hiciste no? Que todos sin titubear deciden darse por ti. Tanta energía positiva te pondrá de vuelta antes de lo pensado.

Solo disfruta estos momentos, analiza, valorate y date cuenta de lo mucho que le haz dado a los demás. Dedícate tiempo a ti. Como te dije aquel domingo, volverás pronto y ya viviremos muchos triunfos mas.

"La verdadera amistad no se trata de estar ahí cuando es conveniente, se trata de estar ahí cuando no lo es"

Con mucho respeto,
Gracias, amigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada